El Tunel de la Muerte

By , 10 Febrero, 2010

Finales de 2006, principios de 2007.

Haciendo una parada entre entrevistas, os voy a narrar algo que fue habitual en mi curro durante meses.
Tenía que trabajar para Vodafone, (subcontratado por una empresa cárnica, claro, no directamente).
Para ir al trabajo, me bajaba en la estación de Fuencarral. A unos 300 metros del trabajo. 300 metros EN LINEA RECTA.
La putadita es que entre el trabajo y el andén, había 60-70 metros de vías y al final, un muro. Vamos, que no se podía pasar.

La cosa es que había dos alternativas: coger un autobús o ir dando un pequeño rodeo.
El autobús tardaaaaaaaba en llegar. Daba una vuelta increíble y además, pillaba un atasco brutal todos los días. Era agobiante.
Así que usábamos la ruta “ALTERNATIVA”. Cruzando el túnel de Fuencarral.

Lo primero, uno iba caminando por una acera y tenía que desviarse por un camino de tierra, con rastrojos a los lados y chabolas a la izquierda.
Para que os hagáis una idea: El primer día me encontré con 4-5 mujeres de 40 años o así con malas pintas, junto a un coche (un R-5) quemado en uno de los laterales, y con todo rodeado de basura y chatarra por todos los lados.
Cuando uno creía que se había acabado el camino, se llegaba AL TÚNEL.

Tunel

El túnel lo formaba una antigua carretera que pasaba bajo la vía del tren. Actualmente estaba bloqueado con una PIEDRA (sí, sí, un “meño” de 200 kgr, nada de topes de cemento).
Años de abandono hacían que estuviese lleno de basura que quedaba oculta por la capa de polvo de años y años.
Eran bien a gusto 200 metros SIN NINGÚN TIPO DE ILUMINACIÓN. Todos llevábamos nuestras linternas al trabajo para la vuelta, que a las 18:00 ya es de noche.

Alguna vez me quedé sin pilas a la mitad, así que usé la iluminación del movil, rezando por no meter la pierna en un agujero infecto lleno de hierros oxidados.
Además de linterna, yo llevaba un paquete de toallitas para limpiarme los zapatos a la salida, que quedaban completamente grises del polvo.

Las anéctodas referentes a sustos, malos rollos, etc en el túnel son interminables, aunque todas muy parecidas.

Destacaría el día que de vuelta, a la salida había obras con un foco que nos enfocaba diréctamente con intensidad. Como todo estaba embarrado, a oscuras y con el foco brillante ¡¡¡parecía completamente Mordor!!!!!

Supongo que la gente pensará que estoy vacilándolos. Que en pleno siglo XXI en Madrid no podría darse esta circunstancia.
Tras contaros todo esto, estáis preparados para conocer el viaje.
Como una imagen vale más que mil palabras, os dejo un vídeo con lo que era el túnel:

OJO: esto es por la mañana. Imaginaos lo mismo en invierno, a las 19:00, noche cerrada y lloviendo.
Acojona, ¿eh?

6 Responses to “El Tunel de la Muerte”

  1. Marcos dice:

    Y qué decir de aquellos fenómenos extraños, entrar con sol por un lado del túnel y salir lloviendo por el otro… O el día en que al salir del túnel nos encontramos con humo y fuego como si del camino al infierno se tratara, con la vegetación ardiendo y los bomberos por ahí. Legendario.

  2. Carlos dice:

    Se me había olvidado poner lo de los incendios!!!!!

    En nuestro primer día hubo uno pequeño, y posteriormente hubo un par más.
    A 4 años vista o así, uno se da cuenta de lo increible que resulta todo esto.

  3. patricia dice:

    Madre mía que acojone, incluso de día, ve hacia la luuuuuuuuuuz, Carlos creo que puedes escribir un libro, lo que no te haya pasado a tí…

  4. Mario dice:

    Un día en la curva del túnel había un montón de caravanas, pensaba que se había formado un poblado chabolista y que nos iban a cobrar derecho de cruce. Realmente estaban rodando una película, seguramente de miedo o marginación.

    Pero los mejores momentos era cuando llovía, se encharcaba todo, tanto el camino como el túnel, el túnel se convertía en una especie de río, y lo teníamos que cruzar poniendo piedras de un lado a otro.

    Pero también había momentos bonitos, al amanecer, salían los conejos a comer pasto y con ellos aparecían perros sueltos, y no eran precisamente pequeñitos.

  5. […] llamaron de una entrevista. Ya que yo curraba hasta las 18:00 y trabajaba lejos (en el tunel de la muerte, os recuerdo), las entrevistas a las que podía ir eran a horas […]

  6. César dice:

    jeje… yo también estuve trabajando en vodafone, Pero aprendí rápido y cuando no llevaba el coche esperaba el autobús de vodafone en fuencarral.

Leave a Reply

OfficeFolders theme by Themocracy