Posts tagged: bar

Primera entrevista en el bar

By , 13 Julio, 2010

Ya os conté mi segunda entrevista en el bar.
Al menos, ésta fue en un bar “pijo”. Era el bar/cafetería de un NH del centro de Madrid.
Eso significaba buenos sillones, ambiente selecto y música agradable de fondo.
Está a mil años luz de mi PRIMERA ENTREVISTA EN UN BAR.

Había hecho la entrevista en el colegio de abogados el día anterior.
Y me llamaron para concertar una nueva entrevista:
-¿Puedes venir hoy mismo a que te entreviste?
-Si, sin problemas. Lo que tarde en llegar. ¿Cual es vuestra dirección?
-Es que… verás: Como soy comercial, normalmente ni aparezco por la oficina. Si quieres, voy a Fuenlabrada y te entrevisto en una cafetería
Me extrañó un poco, pero tal y como lo contó, parecía lógico.
-Muy bien. ¿Qué conoces de Fuenlabrada?
-Lo único que conozco de la zona sur es el Corte Inglés de Alcorcón.
Como no quería estar horas jugando al ratón y al gato, quedé con él en la puerta de el Corte Inglés de Alcorcón.
Confié en que me reconociera por ir con traje (si, en esta época aún llevaba traje a las entrevistas).

Al final, apareció y nos pusimos a buscar una cafetería.
Era en verano y hacía mucho calor. Y ahí tenías a dos personas que no conocían la zona, buscando una cafetería.
No, no se nos ocurrió meternos en la del propio Corte Inglés.

Al final, vimos desde fuera un sitio que parecía una cafetería bonita y elegante, así que nos metimos.
La parroquia que había consistía en dos hombre entre los 40 y los 60, vestidos con ropa vieja y complétamente borrachos, insultando a la camarera, que les daba voces.
Nos pedimos un mosto y una cocacola, respectivamente e intentamos hablar para la entrevista.
A todo esto, a la camarera se le cayó la bandeja y casi nos pringa con la bebida.

Tras éstas peripecias todo se redujo a lo siguiente: éste hombre era de una consultora y le interesaba mi perfil para pasárselo a Accenture, así que si yo estaba interesado, iba a “La Finca” el viernes para que ellos me ratificaran.
Estaría 6 meses subcontratado con ellos y después pasaría a la plantilla de Accenture, así que me pareció interesante.

Me rogó que le avisase si encontraba otro trabajo y nos despedimos.

Y os preguntaréis… ¿qué relación tiene con la entrevista anterior? todo se sabra…

(Continuará)

Entrevista en el bar de un hotel

By , 24 Febrero, 2010

Noviembre de 2008
He tenido dos entrevistas en un bar.

Supongo que mucha gente ha hecho entrevistas en bares, pero también supongo que esta gente iba a ser camarero, no un programador.

Me llamaron de una entrevista. Ya que yo curraba hasta las 18:00 y trabajaba lejos (en el tunel de la muerte, os recuerdo), las entrevistas a las que podía ir eran a horas intempestivas.

Esta entrevista iba a ser pasadas las 20:00. Me daba mal rollito que una empresa a las 20:00 tuviese gente trabajando, pero ellos me dijeron que sería en un hotel NH, cerca de Plaza Castilla.

Cerveza

Imaginé que sería en una sala habilitada para el tema. Llegaron dos hombres de unos 35 años, con traje y corbata, y nos dirigimos al bar/cafetería del NH.

El sitio era muy pijito y los sillones de cuero comodísimos, pero no me parecía muy serio hacer una entrevista así.

Me preguntaron qué quería tomar (¿?). Obviamente no iba a tomar nada de alcohol en una entrevista, así que opté por un aséptico mosto

(sí, no me gusta la cerveza y bebo mosto, ¿algún problema?)

Ellos se pidieron DOS TANQUES DE CERVEZA y nos pusieron unos canapés para picar.

Les debí de caer bien y les di pena, o les caí muy mal y querían largarme. La cosa es que tras unos minutos de charla, fueron 100% sinceros y me pusieron muy mal el trabajo:

Iba a estar yo solo en un sótano con una ventana minúscula, resolviendo incidencias y demás marrones. El sueldo no era malo, pero calculé 3 meses hasta coger una depresión.

Cubata
Entonces pidieron la segunda ronda y diréctamente se pidieron dos cubatas. Si, como suena.
Y aquí pensé yo, que no quería ya ese trabajo, pero que podía hacer la increible chulería y ME PEDÍ UN CUBATA PARA MÍ!!!

Obviamente, con un cubata no nos emborrachamos, pero una de las cosas que recuerdo es todos descojonándonos:

-¡Ja, ja, ja! bueno, Carlos, ¿te interesa el trabajo?

-¿En un sótano resolviendo marrones? NI-DE-COÑA (Sic.)

-¡Ja, ja, ja! cómo lo sabía, tío, cómo lo sabía.

La cosa es que les dejé pidiéndose un segundo cubata, volviendo para casa algo mareado (un cubata tras 6 horas sin comer algo afecta), y pensando que mis padres se iban a extrañar de ver a su hijo volver de una entrevista oliendo a alcohol.

OfficeFolders theme by Themocracy