Posts tagged: mentiras

Intentando que mienta

By , 16 junio, 2010

Ya comenté en un post anterior que no miento en mi curriculum.

Es algo que también es por coherencia. Soy una persona que no suele mentir.
Obviamente a veces se me escapa alguna mentirijilla: todos mentimos.

Justo antes de encontrar mi trabajo actual, estuve haciendo un barrido para ver cómo estaba el mercado, ya que estaba ya un poco harto y quería cambiar.
Me llamaron al movil desde un número desconocido. Eso suele significarEntrevista“.

Esta fue más o menos la conversación:

-Somos la super empresa blabli-blabla y el puesto sería para blabli-blabla.
-Ah, ¿el sueldo se adapta a lo que pido?
-Pues no lo sé. Ya lo veremos después de la entrevista
(Qué ganas SIEMPRE de perder el tiempo. Si no me va a convencer el sueldo, no sé qué es lo que pretenden. NO voy a cambiar de trabajo por menos dinero salvo que el trabajo sea extraordinario, algo que una consultora NO me va a ofrecer).
-Vale, me puede interesar.
-Muy bien. La entrevista debería ser a las 12:00 de la mañana
-No puede ser. Yo trabajo a esas horas. Podemos intentar hacer un apaño.
-Pero si es muy facil: Tú diles que estás enfermo y faltas al trabajo. Así podrás venir a la entrevista.

Aquí me quedé a cuadros. Entre alucinado y cabreado. ¿de verdad me proponían eso?

-Mira, no puede ser por tres razones. Primera: no me gusta mentir. Segunda: no puedo hacerle eso a mi empresa actual. Y tercera: ¿es ese el tipo de trabajadores que queréis en vuestra empresa? Pues si que ibais a tener buenas referencias mías si lo único que sabéis es que miento en mi empresa para no ir al trabajo. La cosa es que si vuestra empresa es éso lo que busca, no es la empresa que yo busco. Muy buenos días.

Y dicho ésto, colgué el teléfono.

La tía no sé si pensó que yo era un gilipollas que nunca llegaría a nada con mi armadura reluciente de la integridad o si se le cayó la cara de vergüenza.

Debería haber vuelto a llamar para comprobarlo, pero como que no me apetecía mucho.

Tampoco ellos volvieron a llamarme ¿os lo podéis creer?

Primer NO a Coritel

By , 17 marzo, 2010

Febrero de 2004.

A finales de 2001 entré en un trabajo donde nos dieron una formación orientada a COBOL. El problema es que el proyecto donde en un principio íbamos a entrar no terminaba de cuajar y empezábamos a temer que no fuera a salir y fueran a despedirnos a todos.

Así que empezamos a buscar trabajo en masa. Uno de los currículums lo envié a la bestia negra de la época: Coritel.

Para quien lo ignore, Coritel es una gran consultora especializada en sueldos bajos, niveles de trabajo altos y sensación generalizada de alineamiento. NO quería entrar ahí, pero cuando el hambre aprieta…

La cosa es que me llamaron para la entrevista. La entrevista sería en “La Finca”, de Pozuelo. Me suponía una paliza llegar al curro (en esa época no tenía coche), y no me apetecía mucho trabajar ahí (¿Os he mencionado ya que NO quería entrar ahí?). Cuando me llamaron les hice una serie de preguntas:

-Ya sé Cobol, ¿me váis a dar una formación donde no cobre o diréctamente entro a trabajar?

-No, no. Entrarías a trabajar diréctamente

-¿Mi perfil os encaja?

-Si. buscamos gente con formación específica, pero poca experiencia.

Vamos, me convencieron y allí me plante, trajeadito y todo.

Cuando veo que estamos 20-30 personas juntas me empiezo a oler lo peor. No tengo nada en contra de los que estudian filosofía y letras (es lo que estudió mi padre), pero tras llevar estudiando cómo programar métodos eficientes, te jode ver que se va a suponer que tienes sus mismos conocimientos de programación.

Llega el que sería nuestro jefe y empieza a hablar:

-Bueno, recibiréis un curso por unos tres meses y después empezaréis a trabajar…

Levanté la mano  y me cedió la palabra

-Yo ya sé Cobol. Tengo una formación bastante fuerte. Creía que entraría a trabajar diréctamente

-No, no puede ser. Harás el curso como todos.

Y continuó:Edificio de Coritel en La Finca

-El proyecto está algo retrasado, así que la hora de salida se retrasará una hora todos los días…

Volví a levantar la mano. La gente me miraba alucinada y empezaban a cuchichear entre ellos.

-¿En qué fase del proyecto estámos?

-En la inicial

-Y si en la inicial tenemos que quedarnos una hora más, ¿qué pasará al final, cuando REALMENTE vayamos mal de tiempo? Me parece que este trabajo no me interesa.

No seguí hablando. Me levanté y me dirigí a la puerta.

Oí cómo alguien dijo por lo bajini “ostiás, ¡y ya va, con dos cojones!”

Hizo un comentario poco afortunado, del tipo “hay gente que tal vez no es lo suficientemente madura para trabajar con nosotros”. Eso me jodió, así que pensé cómo devolvérsela. Me di cuenta de que él estaba bastante lejos de la mesa y tenía en una mano el puntero para cambiar diapositivas y en la otra un montón de papeles. Así que me acerqué a él y le tendí la mano diciendo, “buena suerte”.

Me miró extrañado. Como no tenía dónde dejar los papeles, se los puso entre las piernas, juntando las rodillas de una forma un poco ridícula, y me estrechó la mano. Los papeles se le resbalaron y literalmente “le hice perder los papeles”.

Luego salí de allí, dando por supuesto que no volvería a ir a una entrevista a Coritel… (los más observadores habréis visto que en el título aparece la palabra “primer”).

¿Que queréis que os diga?

Odio que me hagan perder el tiempo miserablemente, odio que me intenten engañar y sobre todo, odio que alguien intente tener la última palabra.

PD: Vale, la historia de hoy es muy sosa, pero es necesaria para cuando os cuente el “Segundo NO a Coritel”. Está casi a la altura de la mítica “entrevista al desnudo

Matando gente como excusa

By , 10 marzo, 2010

Mayo de 2008
Tenía concertada una entrevista para un jueves. En la otra punta de Madrid, por supuesto.
Yo salía a las 18:30 de mi trabajo, y sería un milagro llegar antes de una hora (tenía que atravesar el tunel de la muerte) así que avisé de que solo podría llegar a las 19:45.

La chica de la empresa (una cárnica de las de toda la vida) me preguntó si no podría llegar a las 19:15 y le dije que sería absolutamente imposible (no iba a salir antes de mi trabajo, eso lo tenía muy claro), aunque si me pagaban un taxi, podría llegar a mi hora. Me dijeron entonces que las 19:45 no estaba tan mal.

Así que quedó concertado todo para el jueves a las 19:45.
La cosa es que el jueves a las 16:00 me llamaron por teléfono diciendo que se anulaba la entrevista hasta dentro de una semana. Podían haberlo hecho antes pero, ¿qué más da? solo me habían hecho cambiar planes.
Me pusieron la entrevista para una semana más tarde, pero el viernes (me tocó mucho las narices, porque me iban a partir la tarde del viernes). La cosa es que me surgió un viaje el viernes y les llamé para decirles que se posponía la entrevista otra semana.

Llendo a la entrevista, me equivoqué en el autobús del caótico desplazamiendo (incluía dos trasbordos y bajarme “al lado de una tienda de ropa que hace esquina”), así que llegué 15 minutos tarde a la empresa. Las 20:00.
El comercial de la empresa me esperaba a la puerta de las oficinas de Banesto. Hasta este momento yo no sabía quién iba a ser el cliente final, lo tenían en secreto como si fuese información privilegiada.

Llegué, y me metí en una sala con los dos entrevistadores, el comercial se quedó fuera. Este fue el diálogo que hubo:
-Hola, Carlos. Por fín nos conocemos. Se ha pospuesto dos veces la entrevista. Lo primero de todo, quería darte el pésame.
-¿CÓMORLLLLLLLLLLL?

John Locke esta muerto

-Si, hombre. Me dijeron de tu empresa que se había muerto tu padre y por eso se ha retrasado todo. Pero ¿Cómo has llegado tan tarde hoy a la entrevista?

Cogí aire unos instantes para asumir lo que me acababan de decir. Pero como quería soltarlo todo de golpe, pregunté:

-¿A qué hora se supone que teníamos la entrevista?
-A las 19:15.
-Lo primero de todo: perdón por llegar tarde. Soy una persona puntual y me molesta llegar tarde, pero que conste que yo avisé que no podría llegar hasta las 19:45. Avisé a ésta empresa. Y no es mi empresa, porque todavía no me han contratado.
-Joder, ¿te puedes creer que nos han hecho más veces cosas como ésta?
-Mira, yo asumo que no me váis a contratar. Pero al menos me voy a quedar a gusto. Que estos sinvergüenzas hayan dicho que mi padre se ha muerto como excusa porque ELLOS han aplazado la entrevista uno de los días, no lo consiento.

La cosa es que estuvimos 30 minutos o así, descojonándonos los tres de la otra empresa. Me contaron 2 o 3 de las que les habían liado y yo más o menos les hice un recopilatorio de las que había tenido últimamente.
Me dijeron que por su parte, seguramente no volvieran a contratar a nadie a través de esta empresa, aunque actualmente yo ya no me creo nada. Yo personalmente, ya no estaba interesado en trabajar allí. En la cárnica me dijeron que tras 3 meses, pasaría a la plantilla del cliente final y aquí me dijeron que eso era mentira y que no contrataban diréctamente a nadie casi nunca.

Obviamente nunca me llamaron para decirme que estaba contratado.

OfficeFolders theme by Themocracy