Posts tagged: telefono

Truco: Cuando estás buscando trabajo y te llaman en horas de oficina

By , 30 junio, 2010

Esta es la conversación más común cuando alguien busca trabajo:
Riiiiiing (si, ya sé que los móviles tienen otros tonos, pero todos me habéis entendido).
-Diga
Hablan al otro lado del auricular y quien coge el teléfono escucha.
-Si, soy yo
Y acto seguido, el interesado, sale de la oficina, hablando un poco con monosilábicos hasta que se le deja de hablar.

-Ajá. Si… no… claro que puedo…

Telefono roto

Obviamente, el jefe y todos los compañeros se han enterado de que está buscando trabajo y suelen empezar a mover ficha (compañeros que quieren tu puesto empiezan a malmeter y tu jefe empieza a buscar sustituto). Y eso no siempre te interesa (lo mismo al final no cambias de empresa).

Esto es lo que hacía yo para disimular:

Riiiiiing
-¿Si? ¡Coño, chavalote! ¿Cómo te va?

Según hablaba, me levantaba y salía por la puerta Y ERA ENTONCES CUANDO DESCOLGABA.

Cuando oía el primer tono, simplemente, me limitaba a pulsar el botón de “quitar el sonido” para poder hablar conmigo mismo y disimular.
Obviamente, con esa frase de saludo, pocos iban a imaginar que era buscando trabajo.

Técnicamente, no es mentir, ¿no? X-D

Intentando que mienta

By , 16 junio, 2010

Ya comenté en un post anterior que no miento en mi curriculum.

Es algo que también es por coherencia. Soy una persona que no suele mentir.
Obviamente a veces se me escapa alguna mentirijilla: todos mentimos.

Justo antes de encontrar mi trabajo actual, estuve haciendo un barrido para ver cómo estaba el mercado, ya que estaba ya un poco harto y quería cambiar.
Me llamaron al movil desde un número desconocido. Eso suele significarEntrevista“.

Esta fue más o menos la conversación:

-Somos la super empresa blabli-blabla y el puesto sería para blabli-blabla.
-Ah, ¿el sueldo se adapta a lo que pido?
-Pues no lo sé. Ya lo veremos después de la entrevista
(Qué ganas SIEMPRE de perder el tiempo. Si no me va a convencer el sueldo, no sé qué es lo que pretenden. NO voy a cambiar de trabajo por menos dinero salvo que el trabajo sea extraordinario, algo que una consultora NO me va a ofrecer).
-Vale, me puede interesar.
-Muy bien. La entrevista debería ser a las 12:00 de la mañana
-No puede ser. Yo trabajo a esas horas. Podemos intentar hacer un apaño.
-Pero si es muy facil: Tú diles que estás enfermo y faltas al trabajo. Así podrás venir a la entrevista.

Aquí me quedé a cuadros. Entre alucinado y cabreado. ¿de verdad me proponían eso?

-Mira, no puede ser por tres razones. Primera: no me gusta mentir. Segunda: no puedo hacerle eso a mi empresa actual. Y tercera: ¿es ese el tipo de trabajadores que queréis en vuestra empresa? Pues si que ibais a tener buenas referencias mías si lo único que sabéis es que miento en mi empresa para no ir al trabajo. La cosa es que si vuestra empresa es éso lo que busca, no es la empresa que yo busco. Muy buenos días.

Y dicho ésto, colgué el teléfono.

La tía no sé si pensó que yo era un gilipollas que nunca llegaría a nada con mi armadura reluciente de la integridad o si se le cayó la cara de vergüenza.

Debería haber vuelto a llamar para comprobarlo, pero como que no me apetecía mucho.

Tampoco ellos volvieron a llamarme ¿os lo podéis creer?

Peleando un mes de contrato (III, epílogo)

By , 9 junio, 2010

Imprescindible ver el post inicial aquí.

Tras leeros mi salida de la empresa, pensaréis que haciendo ésto, me había enfrentado a la empresa y ya estaba a malas con ellos, ¿verdad?
Yo también lo creí. Les había amenazado con denunciarles, les había sacado dinerito con trucos (que eso jode mucho) y les había costado bastante dinero.

Pues bien, a la semana de mi salida me llamaron desde allí para ofrecerme trabajo.

Es lo bueno de las cárnica: Deshumanizan tanto a los recursos que les da igual cómo hayas salido (siempre y cuando hagas bien tu trabajo y no des problemas al cliente).

La conversación telefónica (tras su presentación y mis segundos de asombro por ver que me llamaban) fue así:
-¿Estás interesado?
-Si
-Por cuanto dinero
-Por X (como un 50% más que lo que cobraba con ellos)
-Uy… ¿no podría ser un 5% menos?
-Venga, vale (en serio, se me escapó una carcajada por racanearme de una forma tan miserable, sobre todo después de sobrarme tanto con el dinero)

A la media hora me volvieron a llamar:
-Oye, que no, tendría que ser por lo que cobrabas antes
-Entonces no me interesa, lo siendo
-Vale, pero si te llamamos más adelante puedes seguir interesado, ¿verdad?
-Si no estoy trabajando, obviamente.

No me volvieron a llamar, pero la explicación es que la empresa acabó desapareciendo a los pocos meses.
Por otro lado: NORMAL. Haciendo las cosas como las hacían…

Cómo NO se ofrece trabajo.

By , 17 febrero, 2010

Abril de 2007

Tras la laaaarga serie anterior, relatando la entrevista más infernal de mi vida, voy a contar una entrevista más resumida.

De hecho, la podríamos llamar la NO-entrevista.

Estaba buscando cambiar de trabajo con lo que conlleva eso: alud de CV enviados a infojobs, decenas de empresas que te llaman, decenas de entrevistas que te hacen y donde “ya te llamarán“.
Iba hacia la estación de tren, atravesando el tunel de la muerte, cuando me llamaron por el movil (llamada oculta).

Ira al telefono
-Hola, ¿Carlos? nos interesas, ¿puedes hacer una entrevista el próximo lunes?

-Si, pero me pillas que no puedo apuntar nada. ¿Puedes mandarme un correo con los datos de la empresa y la hora de la entrevista?

-No hace falta. Recuerdas que es a las 20:00 y la empresa se llama XXXXXXX. Lo buscas en internet y en nuestra web dice dónde estamos.

Ya me llamó la atención.
Joder, ¿No se molesta ni en mandarme un correo? Si es así como captan gente ¿Cómo me van a tratar entonces si entro en la empresa?

-Ok, pues mándame por email el nombre de vuestra web, por si se me olvida.
Entonces me contestó, especialmente borde:
-No tengo por qué mandártelo. ES MUY FACIL: XXXXXXX

Ahí decidí que no quería trabajar con ellos. Le dije que nos veríamos y al llegar a mi casa, me olvidé completamente del asunto.
A lo largo de la semana, me acordé, pero no recordaba el nombre de la puta empresa, ni tenía forma de contactar con el tipo. El lunes me estaba tomando un café con mi amigo David cuando me llamaron al movil a las 20:30 (llamada oculta, again):

-HOLA, Carlos. No sé si recordarás que tenías una entrevista.

Y como estaba con ganas de armarla, le dije:
-Si, verás. Es que se me olvidó el nombre de tu empresa. Y como no tenía tu teléfono (me llamaste con llamada oculta, ¿recuerdas?), ni tu email, no pude avisarte.

-Ok. Entonces lo dejamos para la semana que viene a la misma hora.

-Muy bien ¿Puedes mandarme un correo con los datos de la empresa y la hora de la entrevista?

-NO HACE FALTA. APUNTA: XXXXXXX

-Uf, es que no tengo dónde apuntar ahora (para mí que se empezó a oler que le estaba vacilando)

-Oye, ¿de verdad te interesa el trabajo?

-Muchíííííííííísimo, en serio. Solo que si no sé dónde es la entrevista, no voy a poder ir.

-Muy bien, ¿tienes para apuntar?

-Mira, he conseguido un boli.

-Pues apunta: la empresa se llama XXXXXXX

-Perfecto. Busco la dirección en internet y el lunes que viene a las 20:00 estoy allí.

El lunes siguiente, cuando no me presenté a la entrevista, ni me llamó.

Por cierto, esto fue más o menos en 2007 y AÚN RECUERDO EL NOMBRE DE LA PUTA EMPRESA!!!!!!!!

EPILOGO:
Cuando un par de años más tarde me llamó una chica majísima de la empresa XXXXXXX para que hiciera una entrevista, le dije que tras el trato que tuve con esta persona, no me apetecía mucho.
Ella se rió y me explicó que esa persona ya no trabajaba allí desde hace tiempo. Con todo, en ese momento estaba trabajando y no tenía ganas de cambio, así que le dije que no.

OfficeFolders theme by Themocracy